La veteranía del Unami se impone en el derbi a un Segosala Pinturas Alyvan que mereció más

Si Villoria hubiese tenido que elegir entre una victoria a favor del Segosala Pinturas Alyvan, un empate o una victoria para el Unami en el primer derbi que ayer enfrentó a ambos equipos y que empezó con un homenaje en memoria de quien fue directivo de ambos clubes, por su carácter ganador sería difícil que hubiera apostado por las tablas. De hacerlo, habría sido por el poder del corazón y el cariño que sentía por varias jugadoras de ambos equipos. Así que, una vez conocido el resultado, y justo y crítico como era Villoria, habría que preguntarle si, en función de lo visto ayer en la cancha del Pedro Delgado, lo más merecido fue el 0-1 con el que las azules pusieron punto y final a un partido en el que terminó imponiéndose la veteranía a un Segosala que fue mejor, especialmente durante la segunda parte.

La primera comenzó fosca; igualada en las primeras líneas de presión, donde ambos conjuntos hacían imposible el avance del otro. Los ataques de Segosala y Unami morían a los dos pases, a veces a causa de las imprecisiones de las protagonistas y a veces a consecuencia de su buen trabajo y su intensidad. Nadie esperaba a nadie y aunque había nervios y había respeto, ni había miedo por parte del Segosala ni había prudencia por parte del Unami. No obstante, tuvieron que pasar cinco minutos para que se vieran las dos primeras paradas a cargo de ambas porteras; primero una y acto seguido la otra, sin apenas respiro. Y prácticamente se volvió a repetir el diálogo tres minutos después; Moni disparó fuerte algo alejada y Esther desvió a córner y, de inmediato, Laura Llorente, que ya había comenzado a desplegar un repertorio de caídas propio de veteranos curtidos en batallas, ganó la espalda a la defensa y se encontró con el pie de Alejandra en el momento justo en que iba a disparar a bocajarro.

Eva con un disparo al palo, la propia Alejandra cambiando el pie del remate en el último instante en un balón al segundo palo y Miri, precipitándose en la definición cuando se quedaba sola ante Esther, en la única jugada en la que actuó acorde a sus catorce años y no a los treinta que pareció tener a lo largo de todo el encuentro, terminaron de hacer temblar a las azules, quienes, en los primeros veinte minutos, sólo se acercaron a la meta de Sonia con disparos contados y lejanos en los pies de Cris de Andrés y Marta.

El marcador no se movió y ambos conjuntos regresaron a la cancha algo más rotos físicamente y, por lo tanto, más permisivos con los espacios. El encuentro se volvió más emocionante para el espectador y pese a que las de Agustín Pérez dominaban y, ya sí, movían mejor el balón, con una Valle que en muchos instantes del partido impuso su ritmo, fueron las de Kike Molina las que en el minuto 27 tuvieron la primera ocasión de marcar cuando Raquel desvió ligeramente un disparo raso de Laura Llorente que se fue rozando el poste. Moni respondió con un par de buenas ocasiones que no llegó a culminar y entre Esther y Marta impidieron que Alejandra inaugurase el marcador.

A diez minutos del final el encuentro estaba tan abierto, que el balón pasó, de pasearse por la línea de gol de Sonia, a entregarse hasta en tres ocasiones consecutivas a los pies de las jugadoras del Segosala en la frontal del área, en una serie de rechaces que no acabaron entre las redes. Antes de que la expulsión de Cris de Andrés por doble amarilla ofreciese la oportunidad más clara a las locales de ponerse por delante y éstas no fuesen capaces de aprovechar la superioridad, Sara tuvo también su oportunidad de adelantar al Unami.

Y, mientras el tiempo pasaba y todas estas ocasiones se sucedían, Laura LLorente, caída arriba, caída abajo, iba consiguiendo que a Segosala el marcador de faltas se le fuese poniendo cuesta arriba. Tan cuesta arriba que, cuando, a falta de poco más de un minuto para el final, un mal saque de banda del Segosala generó un contragolpe, las rojinegras tuvieron que elegir entre hacer la sexta falta o confiar en que el Unami errase el ataque. La mala suerte quiso que el pie de Moni desviase lo justo el pase de Marta a Laura Llorente , para que le llegase a los pies, y la goleadora del Unami, ante la salida de Sonia, no falló. Las azules se llevaban un derbi que, con toda seguridad, buscará tener vendetta en la vuelta.

01

SEGOSALA PINTURAS ALYVAN: Sonia, Valle, Alejandra, Lau y Moni; también jugaron Eva (TA), Miri, Angélica y Tato.

UNAMI: Esther, Marta, Cris de Andrés (TAA), Usa y Raquel; también jugaron Soraya, Sofi, Sara, Carré y Laura Llorente.

ÁRBITROS: Miguel Velasco y Lázaro Gómez

GOLES: 0-1 (min 39) Laura Llorente.