¿Y SI SÍ?

El Segosala Segobus recibe al Ribeira en el último partido liguero con opciones de entrar en puestos de play off

Doce meses después, el Segosala Segobus vuelve a afrontar la última jornada de Liga con opciones de entrar en puestos de fase de ascenso a Segunda División. Pero al igual que ocurriera hace un año, el equipo segoviano no depende de sí mismo para terminar el campeonato como equipo de play off. Si en mayo de 2021 los rojinegros necesitaban vencer al filial de O Parrulo y un tropiezo del Unión Arroyo para terminar la temporada en segunda posición (el año pasado eran dos los equipos que podían pelear por el ascenso), en esta ocasión vuelven a necesitar un resultado mejor que el que obtenga O Esteo en la cancha del Santiago Futsal.

Pese al parecido con la situación del año pasado, en esta ocasión también hay importantes diferencias. La primera -y la principal- es que se trata de una oportunidad que hace menos de un mes no entraba en los planes de cuerpo técnico, jugadores y afición. La distancia con el O Esteo, el rival por la cuarta plaza, parecía insalvable tras la Semana Santa. Pero la regularidad encontrada por el Segosala en el tramo final de la temporada y un calendario difícil para el equipo gallego han permitido a los segovianos llegar lanzados a las últimas jornadas ligueras.

El principal reto al que se enfrentará esta tarde (18:30 horas) el equipo dirigido por Ángel Zamora es su capacidad para permanecer concentrado en lo que ocurra en el pabellón Pedro Delgado. Para ello, cuenta con dos factores a su favor. El primero, la experiencia de 2021, cuando frente al filial del O Parrulo cuajó uno de sus mejores partidos de la temporada pese a que en Valladolid el Unión Arroyo superaba con claridad al Cidade de Narón, dilapidando así sus opciones de play off. Por lo tanto, ya tiene ejemplos en el pasado de cómo se debe afrontar un partido en estas circunstancias, aunque se tengan intereses a cientos de kilómetros de distancia.

El segundo gran factor que tendrá a su favor el equipo segoviano será la afición. Se espera un gran ambiente en el Pedro Delgado para apoyar al conjunto dirigido por Ángel Zamora en el que puede ser su último partido de la temporada. La cita de esta tarde servirá para soñar juntos con los primeros play off de ascenso a Segunda de la historia del club segoviano, pero también para reconocer el trabajo de una difícil temporada marcada por las lesiones.

Y es que los contratiempos físicos han estado presentes este año hasta la ¿última? semana de competición. Así, a las bajas ya conocidas de Marcos, Pedro y Monir se le unen en esta ocasión las de Álex -con una lesión muscular- y Pablo Portal -con una fractura en un dedo del pie-. Además, el juvenil Unai y el capitán Javito Antona también han sufrido distintos problemas físicos a lo largo de la semana, aunque se cuenta con su participación esta tarde frente al Ribeira FS.

El equipo gallego será el último obstáculo del Segosala Segobus en su camino a la fase de ascenso. Los lucenses llegan a la jornada final del campeonato con la salvación en el bolsillo gracias, precisamente, al triunfo conseguido por el Segosala hace siete días frente a la UVA. Por lo tanto, el Ribeira llega al Pedro Delgado sin jugarse nada. Pese a ello, los segovianos esperan un rival de gran calidad individual y riqueza táctica, que ya superó al Segosala en la primera vuelta y que pese a los problemas que ha tenido en la clasificación se ha caracterizado por ser uno de los equipos más competitivos del grupo.